Suscríbete a nuestro boletín de noticias

Fechar

El registro se realizó con éxito.

Fechar

Esta no es una dirección válida de correo electrónico. Verifique los campos de registro e inténtelo de nuevo.

Fechar
07 / Diciembre / 2016

Conozca los 5 principales indicadores de gestión hospitalaria

Indicadores

Monitorear los datos e índices correctos es esencial para una buena gestión, pues facilitan la organización financiera, administrativa y asistencial

 

Utilizados para evaluar el desempeño del hospital, con base en su organización, en los recursos involucrados y en la metodología de trabajo, los indicadores hospitalarios son importantes para planificar una buena gestión. Los datos colectados en las diversas áreas del hospital, cuando relacionados,  se convierten en instrumentos útiles para la evaluación de la asistencia, cantidad y tipo de recursos involucrados, control de los costos generados en la producción de los servicios y solución de los problemas. 

“Indicadores son reflejos de una situación real y, por lo tanto, medidas indirectas y parciales de una situación compleja. Cuando calculados secuencialmente, pueden indicar la dirección y la velocidad de los cambios y sirven para acompañar diferentes áreas o grupo de personas en el mismo momento”, explica Maria Helena Prado de Mello-Jorge, doctora en Salud Pública por la Universidad de São Paulo, en Brasil. 

Hay cinco indicadores más conocidos y más importantes en la hora de gestionar con seguridad y exactitud. Conozca: 

Tasa de ocupación: corresponde a un cálculo que involucra el número de pacientes por día y el número de camas por día del hospital dentro de un periodo de tempo específico, incluyendo las camas extras y eliminando las camas bloqueadas (sea por motivo de infección o necesidades de mantenimiento). Ese indicador refleja cómo se utilizan las camas del hospital, revelando informaciones sobre el perfil de utilización, intervalo de sustitución y media de permanencia. La cama hospitalaria es un recurso caro y debe, por lo tanto, ser bien gestionado. 

Intervalo de sustitución: calcula el tiempo medio que un centro quirúrgico permanece desocupado. Ese indicador revela el tiempo de ociosidad de una cama entre la salida de un paciente y el ingreso de otro. Calcular el intervalo de substitución permite que el hospital evalúe como se administra el uso de una cama  hospitalaria o de una sala de cirugía. La ociosidad de un centro quirúrgico compromete la atención de pacientes que esperan la intervención quirúrgica. Es esencial regular la utilización de las salas de cirugía para minimizar la ociosidad y atender a los pacientes de forma satisfactoria. 

Tiempo medio de permanencia: para calcular, la fracción debe tener como  numerador el total de pacientes por día en un determinado periodo de tiempo. El denominador debe presentar el total de pacientes que han faltado, han sido transferidos o han fallecido en el mismo período de tiempo. Ese indicador reflete el giro de la cama operativa. Es importante aclarar que factores como el tipo de procedimiento ofrecido y el perfil clínico de los pacientes influyen en el tiempo medio de permanencia en el hospital. 

Indicadores de rentabilidad: se puede calcular por procedimiento, por médico, por convenio, por especialidad, por sector, etc. Una forma de calcular la rentabilidad general y la eficiencia administrativa del hospital es por medio del ROI (return on investment, o ganancia sobre la inversión). El ROI representa la productividad de acuerdo a la utilización de los recursos, por lo tanto, lo más productiva que sea la institución, mejor aprovechados son los recursos. 

Facturación: Hace parte de la gestión administrativa del hospital, ya que ese debe lograr evaluar si la institución es capaz de facturar sin sufrir pérdidas significativas que comprometan el equilibrio del emprendimiento. Es esencial a ese proceso que el registro de los procedimientos realizados en el paciente se realicen  adecuadamente en el historial médico, de esa forma los indicadores van a traer informaciones más confortables que podrán ser sistemáticamente comparadas para evaluar el desempeño de la institución de salud a lo largo del tiempo. 

¿Cuándo es necesario mapear otros puntos?

Por haber diversos otros indicadores,  es posible crear nuevos y exclusivos conforme las necesidades específicas del hospital. Indicadores específicos ofrecen diversas ventajas y atribuyen mayor confiabilidad a las informaciones. Cualquier gestión necesita aprender a monitorear sus sectores, buscando primorear calidades y suplir fallas. En la hora de crear indicadores, por lo tanto, es importante definir estándares para analizar. 

Hay que especificar el tipo de indicador, si es un índice, porcentaje, un número absoluto, tasa o un dato. Es importante definir la fuente de donde se obtendrá la información y el sector que quedará responsable de la verificación, cálculo y análisis de esos datos. Hay que establecer la frecuencia de la toma de los datos y una rutina para seguir, manteniendo constancia y organización, ya que datos sueltos no son capaces de indicar algo. 

La creación y utilización de indicadores, además de la implementación de un sistema de gestión que proporcione datos el análisis, son formas de incrementar la búsqueda por niveles de calidad elevados, garantizando que los recursos sean aprovechados a lo máximo para proporcionar asistencia de salud con menos riesgos.